El protocolo Telnet se desarrolló pensando en un funcionamiento similar al de los protocolos cliente-servidor, pero siguiendo una arquitectura diferente a este tipo de protocolos (ya que en parte lo que se busca es la simetría en el
protocolo, lo cual impide que internamente la arquitectura sea cliente-servidor).

De hecho, se diseñó de forma que se pudiera establecer una sesión en cualquier tipo de servidor, entrando a través de la conexión establecida a partir de un terminal cualquiera (que no actúa como cliente). Este protocolo nos permite, por ejemplo, ejecutar programas en el servidor.

El protocolo trabaja sobre una conexión TCP/IP, estableciendo un canal bidireccional de octetos (semi-duplex a pesar de ser TCP full duplex, por motivos que se verán a continuación) y estableciendo la comunicación de terminal a terminal y de proceso a proceso. El conjunto de caracteres definido es ASCII de 7 bits.

Para poder soportar cualquier tipo de terminal, se introdujo el concepto de ‘Terminal Virtual de Red’ o ‘Network Virtual Terminal’ (NVT), dispositivo intermedio con el que deben trabajar tanto la aplicación servidor como la
aplicación cliente. En realidad el NVT es un dispositivo irreal, imaginario (de ahí que se le denomine ‘virtual’) que ambos extremos de la conexión utilizan para registrar (‘mapear’ en memoria) su terminal físico y real. Es decir, la aplicación cliente debe registrar en el NVT el tipo de terminal físico que el usuario cliente está empleando en la máquina que inicia la conexión contra el servidor; y una vez registrado, el servidor debe mapear ese NVT en un terminal que soporte.

Es importante destacar que, si bien el protocolo Telnet en sí no está construido como una arquitectura cliente-servidor, en la práctica se trabaja con aplicaciones que funcionan como clientes Telnet en la máquina que inicia la
conexión contra el cliente. De hecho, aunque inicialmente el método de trabajo era emplear un terminal en el cliente compuesto solamente por una impresora y un teclado, y en épocas posteriores sustituyendo la impresora por una pantalla de ordenador y un método de trabajo en modo consola, a día de hoy existen numerosos clientes Telnet que presentan una interfaz gráfica que facilita enormemente el manejo de las aplicaciones. Algunos de esos clientes son
PuttY, NetRunner, Zoc, y algunos otros. También hay sistemas operativos que traen sus propios clientes Telnet instalados por defecto.

El objetivo básico de este trabajo es generar el diseño de una aplicación que permita la implementación del protocolo Telnet y su correcto funcionamiento. Para ello, será necesario realizar un diseño de la aplicación que habrá que instalar en la máquina que trabaje como servidor, así como una aplicación que hará las veces de cliente en la máquina que inicie la conexión contra el cliente. Dada la extensión de las diferentes opciones que puede manejar este protocolo, así como los comandos y los modos de operación posibles, en primer lugar se hará un estudio de las características deseadas en las aplicaciones a desarrollar, y después se generará el flujograma correspondiente de cada una de éstas.

 

Fuente:

EL PROTOCOLO TELNET:
DISEÑO DE UNA APLICACIÓN
CLIENTE – SERVIDOR
Alexandra Lorente Cablanque