En el proceso de algunas instalaciones de distribuciones de GNU/Linux, podemos encontrarnos a menudo que nos preguntan por el tipo de ambiente, o tareas a las que va a estar dedicado nuestro sistema, esto permite muchas veces escoger un subconjunto de software que se nos instalará por defecto, por ser el más adecuado a la función prevista.

Suele ser habitual que nos pregunten si el sistema será:

a) Estación de trabajo (workstation): este tipo de sistema normalmente incorpora algunas aplicaciones particulares que serán las más usadas. El sistema básicamente se dedica a la ejecución de estas aplicaciones y a un pequeño conjunto de servicios de red.

b) Servidor: básicamente se integran la mayoría de servicios de red o, en todo caso, algunos particulares.

c) Estación dedicada a cálculo: aplicaciones intensivas en cálculo, renders, aplicaciones científicas, gráficos CAD, etc.

d) Estación gráfica: escritorio con aplicaciones que necesitan de interactividad con el usuario en forma gráfica.

Normalmente podemos componer nuestro sistema GNU/Linux a partir de una o más de estas posibilidades.

También se podría incluir otro tipo de sistema, lo que llamaríamos un dispositivo empotrado (embebbed), o generalmente los que están más de moda hoy en día como un sistema móvil de pequeñas dimensiones, por ejemplo, un PDA. GNU/Linux ofrece asimismo soporte para estos dispositivos, con kernels reducidos y personalizados para ello.

Respecto a los otros tres principales, veamos cómo se desarrolla cada uno de estos sistemas informáticos en un entorno GNU/Linux:

1) Un sistema de tipo workstation suele ser una máquina de alto rendimiento, utilizada para una tarea específica en lugar de para un conjunto general de tareas. La workstation, clásicamente, estaba compuesta de una máquina de altas prestaciones con hardware específico adecuado a la tarea que había que desarrollar; solía tratarse de una máquina Sun Sparc, IBM Risc o Silicon Graphics (entre otras) con sus variantes de UNIX comerciales. Estas máquinas de alto coste se orientaban a un segmento claro de aplicaciones, ya fuese el diseño gráfico 3D (caso Silicon o Sun) o bases de datos (IBM o Sun). Hoy en día, muchos de los actuales PC tienen un rendimiento comparable a estos sistemas (aunque no igual), y la frontera entre uno de estos sistemas y un PC no está ya tan clara, gracias a la existencia de GNU/Linux como alternativa a los sistemas UNIX comerciales.

2) Un sistema de tipo servidor tiene un objetivo concreto, que es ofrecer servicios a otras máquinas de la red: ofrece  características o una funcionalidad clara al resto de máquinas. En sistemas informáticos pequeños (por ejemplo menor de 10 máquinas), no suele haber un sistema exclusivo de servidor, y suele estar compartido con otras funcionalidades, por ejemplo también como máquina de tipo escritorio. En sistemas medianos (unas pocas decenas de máquinas), suele haber una o más máquinas dedicadas a actuar de servidor, ya sea la máquina exclusiva que centra los servicios (correo, web, etc.) o un par de máquinas dedicadas a repartirse los servicios.

En sistemas grandes (un centenar o más de máquinas, incluso miles), por la capacidad de carga puede ser necesario que exista un buen grupo de servidores, dedicados normalmente cada uno de ellos a algún servicio en exclusiva, o incluso dedicar un conjunto de máquinas a exclusivamente a un servicio. Es más, si estos servicios se proporcionan –hacia dentro o hacia fuera de la organización–, mediante acceso por clientes directos o abierto a Internet, dependiendo de la capacidad de carga que tengamos que soportar, tendremos que recurrir a soluciones de tipo SMP (máquinas con varios procesadores) o de tipo cluster (agrupación de máquinas que se distribuyen la carga de un determinado servicio).

Los servicios que podemos necesitar de forma interna (o externa), podrían englobarse (entre otras) dentro de estas categorías de servicios:

a) Aplicaciones: el servidor dispone de ejecución de aplicaciones y como clientes sólo observamos la ejecución de éstas e interactuamos con ellas. Puede englobar servicios de terminales y ejecución de aplicaciones en web, por ejemplo.

b) Ficheros: se nos proporciona un espacio común y accesible desde cualquier punto de la red de donde almacenar/recuperar nuestros ficheros.

c) Base de datos: se centralizan datos que se van a consultar o producir por parte de las aplicaciones del sistema en red (o bien de otros servicios).

d) Impresión: se dispone de conjuntos de impresoras, donde se gestionan sus colas y los trabajos que se les envíen desde cualquier punto de la red.

e) Correo electrónico: se ofrecen servicios para recibir, enviar o reenviar correos procedentes o destinados tanto al interior como al exterior.

f) Web: servidor (o servidores) propios de la organización, de utilización interna o externa para los clientes.

g) Información de red: en organizaciones grandes es imprescindible poder localizar los servicios ofrecidos o recursos compartidos, o los mismos usuarios, se necesitan servicios que permitan esta localización y consulta de propiedades de cada tipo de objeto.

h) Servicios de nombres: se necesitan servicios que permitan nombrar y traducir los diversos nombres por los que se conoce a un mismo recurso.

i) Servicios de acceso remoto: en caso de no disponer de acceso directo, debemos disponer de métodos alternativos que nos permitan interaccionar desde el exterior, que nos permitan acceder al sistema que queramos.

j) Servicios de generación de nombres: en el nombrado de máquinas, por ejemplo, puede darse una situación muy variable de
número o que aquéllas no sean siempre las mismas. Debemos proporcionar métodos para identificarlas claramente.

k) Servicios de acceso a Internet : en muchas organizaciones no tiene por qué haber accesos directos, sino accesos por medio de pasarelas (gateways ) o por intermediario (proxys).

l) Servicios de filtrado: medidas de seguridad para filtrar información incorrecta o que afecte a nuestra seguridad.

3) Un sistema de tipo desktop sería simplemente una máquina que se utiliza para las tareas informáticas rutinarias, de todos los días (por ejemplo el PC que tenemos en casa o en la oficina).

 

Fuente:

Administración avanzada de GNU/Linux
Josep Jorba Esteve
Remo Suppi Boldrito
UOC