Vender es humano y todo el mundo en un momento u otro tiene que vender algo.

Si crees que vender algo es difícil, estoy de acuerdo contigo.

Tratar de convencer a alguien de algo, siempre lo es: Por más recursos que uno invierta en ello. Desde luego, es mejor que no hacer nada, pero librar una batalla contra los filtros del cliente, nunca fue tarea fácil (aparte de que nunca fue tarea agradable, al menos para mí).

¿Qué hacer entonces?

Generar ideas concretas en la mente de ese mismo alguien es, sin embargo, realmente sencillo: exactamente la idea que nosotros deseamos generar pero de forma que no sea una idea nuestra, sino que esa idea nazca en la propia mente del comprador, como suya.

¿Cómo?

En el curso te desvelo el cómo 🙂